LA LEY SOBRE HURTO Y ROBO DE VEHÍCULOS. OTRO TRIUNFO DE LA SOCIEDAD CIVIL ORGANIZADA

 

El pasado  17 de mayo el congresillo sancionó la “Ley Sobre el Hurto, Robo de Vehículos Automotor y Aprovechamiento de Dichos Ilícitos”.

 

Sin perjuicio de las reservas que se abrigan acerca de la competencia legislativa de la Comisión Legislativa Nacional, mejor conocida como “el congresillo”, es preciso reconocer que ese texto legal constituye una respuesta adecuada al clamor de la sociedad civil para que se adopten medidas drásticas contra el flagelo del robo y hurto de vehículos.

 

Desde su creación en 1997 la Asociación civil ALARMA! – Asociación Virtual de Víctimas de Robos de Vehículos se fijó como uno de sus objetivos principales lograr la aprobación de una Ley Especial destinada a castigar severamente los delitos de robo y hurto de vehículos.

 

En reuniones sostenidas con las altas autoridades del país y particularmente con los responsables de los órganos del Estado directamente competentes en lo relacionado con la seguridad de la ciudanía y en la lucha contra la delincuencia, y en documentos entregados a dichas autoridades, ALARMA! planteó reiteradamente la exigencia de que se dictara una Ley Especial contra el robo y hurto de vehículos.

 

En opinión de ALARMA! ese instrumento legal debía tener en consideración la naturaleza compleja del delito de robo de vehículos, en el cual generalmente concurren diversos hechos delictivos graves (secuestro, amenazas contra la vida y la integridad de las personas, lesiones, daños a la propiedad, complicidad o connivencia de funcionarios y en algunos casos violaciones u homicidios). Además, ALARMA! reiteradamente planteó que el robo y hurto de vehículos, por ser el delito de mayor incidencia en el país y por representar el principal problema de seguridad personal y patrimonial que confronta la ciudadanía, requería de un instrumento legal especial que facilite la adopción de medidas y acciones efectivas, eficaces y contundentes para combatirlo.

 

Para apoyar su planteamiento, desde su página web  ALARMA!  llevó a cabo un sondeo de opinión para recoger al parecer del público en torno de esa iniciativa. La respuesta de la ciudadanía fue unánime a favor de la adopción de una Ley Especial destinada a castigar a los delincuentes que se dedican al multimillonario negocio del robo de vehículos.

 

Los planteamientos anteriores han sido debidamente atendidos en la Ley sancionada por el congresillo. Esa ley representa por lo tanto un triunfo de la Sociedad Civil venezolana organizada en ALARMA! – Asociación Virtual de Víctimas de Robos de Vehículos.

 

Básicamente, la Ley asigna a los delitos de robo y hurto de vehículos las penas máximas que impone el Código Penal vigente para los delitos de hurto agravado y robo agravado. Concretamente en el caso del hurto de vehículos el castigo será de prisión de cuatro a ocho años. Cuando concurran circunstancias agravantes la sanción será de seis a diez años de prisión. En el caso del robo  la pena será de ocho a dieciséis años de presidio y cuando concurran las circunstancias agravantes el castigo será de nueve a diecisiete años de presidio. La Ley establece además que si el robo se comete atacando la libertad individual (secuestro), “siempre se estimará la existencia de un concurso real de elitos entre el delito de robo y el otro delito” que en el caso del secuestro es castigado en el Código Penal con presidio de diez a veinte años.

 

La Ley contempla también disposiciones destinadas a atacar adecuadamente la vertiente comercial de esa lucrativa actividad en que se ha convertido el robo y hurto de vehículos, castigando, entre otras manifestaciones conexas, el cambio ilícito de las placas , el aprovechamiento de los vehículos provenientes del delito, el desvalijamiento de vehículos para aprovecharse sus piezas piezas o partes. También contempla normas orientadas a proteger a las víctimas asegurando la protección de los vehículos recuperados, garantizando la información al público acerca de los vehículos recuperados y agilizando los trámites para su devolución a los propietarios.

 

ALARMA! aspira a que esta ley sea oportunamente “relegitimada” por las autoridades legislativas auténticas que resultarán de la megaelección.  Mientras tanto, y en virtud de la provisionalidad transitoria prevaleciente, ALARMA! exige que se proceda a su pronta promulgación y puesta en aplicación como respuesta al esfuerzo de movilización desplegado por la ciudadanía a través de ALARMA! para lograr que se combata eficazamente el flagelo del robo de vehículos.